Última Carta

Última Carta

Última Carta
Teologia san jose ALGO DE LA TEOLOGÍA DE SAN JOSÉ
P. Román Llamas

En este apartado voy a recoger brevemente lo que podíamos llamar la ficha de la doctrina evangélico-teológica de san José.

En la sagrada Escritura, concretamente en el Evangelio, que es el alma y la fuente de la auténtica y verdadera teología, no son muchas las palabras sobre san José, pero sí más que suficientes para trazar una ficha teológica del santo Patriarca, en la que se recojan su papel en la historia de la salvación y sus virtudes y grandezas. Concretamente, desde esas palabras evangélicas, la Iglesia ‒papas, liturgia, santos, teólogos, predicadores y el sentido de la fe de los fieles‒ ha ido trazando las líneas teológicas y espirituales del san José que hoy venera y ensalza la misma Iglesia.

San José es el esposo virginal de María. Se desposó con ella por voluntad de Dios; es un matrimonio preparado por el Espíritu Santo, en el que interviene el mismo Espíritu de una manera especialísima. Y por su matrimonio con María es el padre de Jesús –tu padre y yo te buscábamos‒ (Lc 2,48), a quien transmite la ascendencia y descendencia davídica con las promesas del reino mesiánico, eterno.

Y como esposo de María y padre de Jesús juega un papel de capital importancia en la historia de la salvación. Sin él no hubiera existido el descendiente de David, el Mesías. José, con su consentimiento, con su fiat silencioso, tomando a María en su casa ante la llamada del ángel, da el hágase a esa transmisión, porque en los planes de Dios el Mesías tenía que nacer de una virgen, pero de una virgen desposada con un hombre llamado José (Lc 1, 27; 2, 5).

Y como padre impone al niño el nombre de Jesús el día de la circuncisión, como le había indicado el ángel, ejerciendo el dominio sobre el hijo y, de alguna manera, marcando su personalidad. Un acto de dominio y sabiduría sobre el mismo Jesús, porque el nombre equivale y responde a la persona (Lc 2, 21; Mt 1, 20-21.25).

El Evangelio nos revela que José es el varón justo, es decir, cabal, perfecto en todas las virtudes, misericordioso, bueno, santo . Y como tal obra en todo momento, especialmente en el momento transcendental de la Encarnación del Verbo, totalmente entregado a la voluntad del Padre del cielo con una fe ciega y un abandono total a él; acoge con total disponibilidad y sin reservas el designio de Dios sobre él. Jesús le está sujeto y obedece; convive por años con Jesús y María (Lc 2, 51) y los ayuda en momentos de prueba y persecución, como en la huida a Egipto (Mt 2, 13ss).

Las palabras evangélicas son pocas, pero tan graves y densas de contenidos laudatorios de san José que basta el discurso de la razón para sacar de ellas, sin forzarlas, la grandeza singular y única del glorioso Patriarca. Al igual que de la maternidad de María sacan los teólogos todas sus grandezas y virtudes, así de la condición de esposo de María y padre de Jesús, se deducen toda su grandeza y singulares virtudes. Así lo hacen los santos, los teólogos y los predicadores. Los designios de salvación de Dios pasan por las manos de José, predestinado por el Señor para ser esposo de María, porque la salvación tenía que venir por una Virgen desposada con un hombre llamado José (Lc 1, 27).
Dirección
Carmelitas Descalzos · C/ San Benito, 3
47003 Valladolid (España)
Teléfono
+34 983 330 169
Fax
+34 983 380 956
E-mail
© Centro Josefino · Todos los derechos reservados · Localización y Contacto
Investigación, divulgación
de San José
Aunque le parezca extraño, aquí tiene una especie de
“complejo” dedicado a San José.
Centro de Investigación Josefino Español Desarrollo Web Grupo Undanet